Indra y Soltel logran el contrato estrella de la Justicia de Andalucía

Una coalición entre la multinacional de España Indra y la compañía sevillana Soltel se ha adjudicado provisionalmente el contrato para implantar el llamado Expediente Judicial Electrónico (que deja que todos y cada uno de los intervinientes en un proceso accedan de forma digital a exactamente la misma documentación). Para esto, se ha impuesto en un concurso en el que asimismo han participado Fujitsu-Emergya, El Corte Inglés Informática (en coalición con Ibermática) o bien la andaluza Ayesa Advance Technologies.

Aunque se presentaron todas y cada una de las ofertas en verano, la Junta de Andalucía no ha abierto los sobres hasta este mes. Conforme las fuentes consultadas por ABC, la oferta técnica mejor puntuada por la administración andaluza ha sido la que diseñaron Fujitsu y Emergya; no obstante, en el baremo final entre la oferta técnica y la económica, son Indra y Soltel la que quedan en la primera situación (por apenas unas centésimas).

Este contrato demanda la puesta en marcha de «un nuevo sistema de administración procesal» en el portal Adriano (la página web que da acceso a ciudadanos y profesionales a la información judicial andaluza). Para esto, la Junta va a mover una inversión de veinte millones de euros para desarrollar y también implantar este nuevo sistema que «centraliza todos y cada uno de los datos en una misma plataforma, facilitando el acceso de la información en formato digital a todos y cada uno de los profesionales de la Justicia», conforme el pliego.

Este contrato está financiado en una parte muy relevante por fondos europeos y el importe de la adjudicación es, realmente, de algo más de dieciseis millones de euros (el resto se corresponde con el Impuesto sobre el Valor Añadido).

Se trata de una de las mayores adjudicaciones que ha efectuado la Junta de Andalucía en el campo de las tecnologías de la información en los últimos tiempos. Este proyecto incluye diferentes apartados. Uno de los objetivos de la Junta es que se dé capacitación en todas y cada una de las sedes judiciales andaluzas para todo el personal, puesto que se considera prioritario que exista un conocimiento muy profundo y detallado de de qué forma se emplea el nuevo sistema; al paso que el otro gran bloque es la implantación de la tecnología precisa para digitalizar la Justicia.

Indra es la compañía que ha efectuado en los últimos tiempos los primordiales proyectos de digitalización de la Junta de Andalucía. En este contrato se ha aliado con Soltel, una firma sevillana, con sede en la Isla de la Cartuja, cuyos ingresos rondan los siete con cinco millones de euros.